Subir montañas. Aprender, avanzar y mejorar… siempre mejorar. Luchar y perseverar… siempre perseverar. Imaginar y soñar… siempre soñar. Compartir, sentir y reír… siempre reír. Fracasar y triunfar… como aprendizaje. Intuir y prever…puede no ser cierto lo que ves. Entender el entorno… que no conoce piedad. Escuchar las señales… que son legión. Navegar… con calma justa. Decidir… es tu libertad. Asumir el sufrimiento… que alguna vez llegará. Proteger… el compañero es tu mitad. Corazón caliente y sangre fría. Humildad debida.
Aún así… nada es seguro. Nadie te obligó… y a nadie exigirás.
Luego… bajar de allí… con las mismas reglas.
Vivir.


miércoles, 12 de junio de 2013

Aig. du Midi (Frendo)

Si el Petit Dru vigila el valle de Chamonix como un centinela... la Aiguille du Midi podría considerarse el faro que guía a los navegantes cuando llega la noche.

Su cumbre Norte, algo más baja que la Sur (3.842m.), fue alcanzada por primera vez un 8 de agosto de 1818... por Antoni Malczewski y J. Balmat, junto con cinco guías.
Hubo que esperar a otro mes de agosto, éste ya en 1856, para que J. A. Devouassoux, J. Simond  y Ambroise Simond... coronasen la principal y mayor altura.


La historia de la Aiguille du Midi está indefectiblemente unida a la construcción del teleférico... una obra que ya se inició como proyecto en 1904; entre los años 1951/54 se construyó el primer tramo hasta el Plan de l´Aiguille - un fantástico mirador desde el que podemos contemplar, en toda su dimensión, la vertiente Norte de la montaña -.

Un 21 de agosto de 1955... se inauguró el segundo tramo que alcanza el punto más alto, en un trayecto limpio al que nunca me acostumbro... no sé... me da cosa.
Desde Chamonix salva un desnivel total de 2.700m. a una velocidad de 12m./seg. ... ¡vamos, como un tiro!.

No es por meter miedo... pero al hilo de esto contaré algún detalle que aconteció un verano de los 90, junto con mi compañero Julio Pérez... una retirada a media altura del llamado "3er. espolón central" de la ruta Yannick Seigneur - el siguiente bastión a la derecha del Frendo -.

... entrando al "Espolón Yannick Seigneur"...

El caso es que empezamos a rapelar un canalón situado un tanto a la izquierda de la subida... y encontramos cientos de metros de cables, del diámetro de un brazo, que colgaban... tensos unos y sueltos otros... entre grandes gendarmes de roca inestable; de ellos realizamos muchos rápeles... anudando cintas en aquellos cables oxidados y siempre pensando en el "latigazo" que soltarían si decidiesen hacerlo.

Esos cables pertenecen a los accidentes que ha tenido el teleférico a lo largo de su vida... insisto que mi intención no es dar miedo... pero tenía que contarlo... o reviento.

... ahora empieza lo duro...

El espolón Frendo, al que también se denomina 4º espolón, es una de ésas Nortes Alpinas imprescindibles; los artífices de ésta magnífica escalada fueron Édouard Frendo y René Rionda... el 11 de julio de 1941.
Es un recorrido mixto con casi 1.200 metros de desnivel... cambiante, algo discontinuo y donde se hace necesario avanzar sin pérdidas de tiempo.

Su dificultad global sería D+... o III+/V 75º... o III+/V+ (según salida elegida)... recordad el tema de graduaciones.


*APROXIMACIÓN y DESCENSO.
La aproximación desde el Plan de l´Aiguille es evidente y cómoda, en torno a hora y media alcanzaremos el inicio de la ruta... moverse rápido al atravesar los conos de deyección alimentados por los enormes canalones a ambos lados del espolón.

El descenso... a no ser que se desee bajar andando al Valle Blanco... también será evidente y a 12m/seg. previo pago del teleférico.

*LOGÍSTICA.
Puede resultar interesante dormir en el Plan de l´Aiguille (refugio coqueto o vivaqueo) con el fin de adelantar el día y evitar aglomeraciones en el teleférico.

La escalada se realiza fácilmente en el día... siempre y cuando no se pierda tiempo en zonas donde se puede "ensamblar"... y siempre que las condiciones del terreno sean adecuadas; si la roca está parcheada con nieve... la cosa puede alargarse - no digamos si en la salida del "rognon" aparecen hielos acerados -.

... arista y "rognon"... tramo clave según condiciones...

El asunto aquí está en si llegaremos o no antes de la salida del último teleférico... de no ser así solo quedará pasar la noche en los heladores túneles de ésa "aldea de altura"... o en algún baño calefactado... o suplicar plaza en el abarrotado refugio de los "Cósmicos" - para esto tendremos que salir a la vertiente opuesta... donde se encuentra el túnel, entrada o salida, y  la afilada arista que desciende al "plateau" del Tacul -.

También queda la opción de contemplar, desde las terrazas, el brillante Chamonix donde todo el mundo andará pidiendo cervezas, pizzas o "fondues" de queso... aunque a nosotros se nos helarán cuerpo y alma.

*MATERIAL.
1 Jgo. de Friends (completo).
1 Jgo. de Aliens (o jgo. fisureros).
10 Anillos+mosquetones.
3/4 Tornillos de hielo (medios).
2 Estacas de nieve (opcional).
2 Piolets (recomendable).
Crampones.


*PELIGROS OBJETIVOS Y CONSIDERACIONES SOBRE LA RUTA.
Es una escalada larga y discontinua en dificultades... sería aconsejable moverse rápido en terreno de ensamble, tanto con método de aseguramiento en corto (trepadas) como ensamble con seguros intermedios (resaltes)... esto ofrece garantías de rapidez.

La intuición es indispensable para éste terreno... existen muchas posibilidades de variantes, despistes y embarques, que nos pueden hacer perder tiempo... la regla será elegir siempre el camino más fácil aunque sea necesario zigzaguear.

... diedros iniciales...

La línea original busca el espolón... y es en la primera parte donde más atentos debemos estar; una vez recorrida la vira inicial, se localiza algo parecido a un gran diedro abierto... ligeramente ascendente a izquierdas... luego estar atentos a cuando montarse a derechas en el espolón - variantes posibles tirando de frente -.

Una vez recorrido el espolón - también tiene variantes -, alcanzamos un sector de agujas... fisuras y diedros... un tanto a izquierdas según nos acercamos a la arista de nieve; ésta zona sería la que mantiene mayor verticalidad y dificultad algo más constante.

... montados en el espolón central...

... escalada "chamoniarda"... atlética...

Se hace necesario estar acostumbrado a escalar con botas, para evitar pérdidas de tiempo en calzarse "gatos"... más teniendo en cuenta que es posible, según temporadas, encontrar nieve y terreno húmedo.

En términos generales, sin despistarnos de la ruta, la dificultad nunca superará el Vº en sectores cortos, con abundancia de terreno en III+/IV/IV+... pero no debemos subestimar una escalada de éste tipo... que todavía podría llegar un vivac inesperado - cosa que ocurre con frecuencia -.

Tendremos a la vista la fantástica arista de nieve que da acceso al "rognon"... un filo que resulta difícil de proteger - si está en hielo... llevará trabajo - y requiere moverse con determinación; según nos acerquemos al "rognon"... aumentará la pendiente.


... cabalgando la arista...

El tramo clave será el "rognon", muy cambiante en condiciones y donde decidiremos el itinerario a seguir.

Dos salidas son las más habituales... y la izquierda puede ser la más rápida, si las condiciones son adecuadas; en cualquier caso éste sector puede convertirse en una placa de hielo vivo y entonces nada será fácil... incluso puede presentarse algún corto resalte que ronde los 80º.

... salida izquierda...

La salida derecha... algo más larga... también sería la más amable - hasta hace alguna década era la más utilizada, junto con la directa - aunque exige incómoda travesía ascendente para colocarnos en la vertical de la arista cimera.


La salida central... V+ duro... mantiene carácter de Norte alpina; se corresponde con la apertura de la escalada... es la salida original aunque ya  no muy repetida... pero deja el cuerpo en orden; puede ser una buena opción, si la roca está limpia de nieve, y no nos convencen las condiciones de las otras posibilidades.

También existe otra variante inaugurada en épocas más recientes... y que recorre el evidente canalón central que parte el "rognon"... pero no dispongo de información fiable.

La original marcada en la foto es la que utilicé, un verano a finales de los 70, con mi compañero Juan R. Tachó... y tengo que echar mano del cuaderno manoseado, para recordar algo:

"... llegados al rognon nos encontramos con una cordada atípica... un asiático sonriente - nada especial - y su compañero ¡de raza negra!... nunca vi cosa igual.
Tiramos a izquierdas, envueltos en una densa niebla, decido pasar a la roca por unas placas tumbadas que me llevan a unas fisuras verticales y algo sucias en lo alto... terreno duro en el que moverse de una a otra fisura... hasta alcanzar unos desplomes donde hacemos reunión; luego los evitamos en travesía horizontal hacia la izquierda y retomamos nieve hasta la arista.
Vamos tarde... el último teleférico ya salió hacia Chamonix... de nuevo tocará dormir en los heladores pasillos de la estación..."

A pesar de revolver, a fondo, el desván y sus baúles... solo logro encontrar tres fotos: dos pertenecientes al día siguiente ya de bajada en el teleférico y otra preparando el material en el camping de Chamonix - las muestro como curiosidad casi histórica -... es lo que hay.

... Grandes Jorasses al fondo  y alpinistas en la arista final...

... Aig. du Midi...

... material de la época...

En definitiva... habremos completado una ruta mítica que no debe subestimarse en momento alguno y, como siempre, deberemos celebrarlo con buena cena... y buen vinito... una vez que pisemos Chamonix y podamos contemplar ésa Aiguille du Midi desde otra perspectiva.

Reportajes en Alto, rápido y ligero y Mis terrores favoritos... también fotos de Tomás Mesón y Michael Wahlin.

8 comentarios:

  1. Una vez más, buen despliegue de información que sin duda será muy útil.
    Un abrazo. David.E.Resino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, David... ahora que llega el veranito... a ver los que viajen a territorios alpinos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Dan ganas de hacer la mochila y salir corriendo a hacer la vía. Gracias por la info.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Javier... no tardes, disfrutarás de lo lindo y seguro te traes buenas fotos de las que sabes hacer.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Excelente y pormenorizado Carlos , es cierto que es una escalada muy cambiante , doy fe de ello …en una primera realización en el 89 , estaba bien repleta de nieve a pesar del verano , escalamos mucho en mixto , fue muy divertida y la zona arista y palas estaba en buenísimas condiciones , llevábamos un piolet tan solo y sobredosis de optimismo…de nuevo, no sé cómo ni por qué en el 96 , la repito en condiciones pésimas , rápidos y secos en la roca pero , ahí amigo …salida infame de nieve corcho e inclinaciones superiores a lo habitual , llevábamos dos piolets …menos mal , e inflación de ego , que hubo que tragarse convenientemente .
    En fin… c'est la montagne ¡!
    En ambas ocasiones quise salir en el día, pero como buen español con denominación de origen siempre empecé a escalar tardísimo, la primera vez por arrancar desde Chamonix y fiarnos de los horarios del cable, la segunda por asistir a un accidente mientras nos aproximábamos a la base, donde los serács colgantes apostados a ambos lados del espolón medio sepultaba a una cordada de ingleses.
    No ha mal que por bien no venga , puedo contar con dos vivacs para recordar … me quedo , puestos a elegir con el primero del 89 , nos sorprendía la noche y el cansancio en el Rogñon , donde aprovechamos unas pequeñas repisas colgadas al vacío chamoniardo , para pasar colgados de dos clavos y algún fisurero , como se suele conocer en el argot , la noche el loro.

    Gracias por tu buen hacer Carlos
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, David... tendremos que nombrarte guía oficial del Frendo ¡la leche!... dos veces... y siempre diferente, claro.
      Lo de los piolets es para tener en cuenta... nunca se sabe que se encontrará por ahí arriba.
      Y los vivaques... pues nada de extrañar... cuando te descuidas ¡zas! llega la noche y ya empiezan las palmas. Nosotros tiramos de frente, en vez de montarnos al espolón - al inicio de la escalada - y encontramos terreno más duro y lento, así pues todo se complicaba por momentos... no se puede uno confiar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Excelente descripción Carlos, como siempre. Ya me hubiera gustado tener esta crónica antes de ir a hacer la vía... aunque no tuvimos ningún problema, ya se sabe que la información es poder y el saber no ocupa lugar!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Diego... ya vi en tu reportaje que os fue como la seda. Perfecto.
      Saludos.

      Eliminar